28/1/08


Así es como le llamó, "La vida secreta de un tenedor" un pianista llamado Bill Evans después de tocar una noche en el Village Vanguard tomando infinitas sustancias para encarar esa larga noche sin un piano cerca, la habitación vacía y su único tenedor como vajilla.

No hay comentarios: