12/10/08


A lo largo del penúltimo andén el tren esperaba. Dahlmann recorrió los vagones y dio con uno casi vacío. Acomodó en la red la valija; cuando los coches arrancaron, la abrió y sacó, tras alguna vacilación, el primer tomo de Las 1001 .Noches. Viajar con este libro, tan vinculado a la historia de su desdicha, era una afirmación de que esa desdicha había sido anulada y un desafío alegre y secreto a las frustradas fuerzas del mal.


Borges (El Sur , fragmento)

3 comentarios:

pimypom dijo...

La Ñ en el vocabulari valencià no ni ha. En canvi tenim una lletra molt curiosa con un par de puntetes la ï no molt usual en el diccionari.

Eixemple: Gratuït(que se dá por franco o por gracia)

:)(:

txemacantropus dijo...

ï será la siguiente, flor de palomilla son sus veredas
yo llegué un día cualquiera
....y la primavera
no hemos dejado de creer
que en las situaciones duras
es momento de cantar canciones...

(de la radio cualquiera)

afrorumbachilenera.

pimypom dijo...

las razones
pa cantar nuevas canciones
y volver a florecer
no hemos parado de soñar
y a pesar que pasa el tiempo
ya no hay miedo a equivocarse , ya no hay miedo a resbalarse ni miedo a desafinar

afro rumba chilenera

:)(: