1/10/08



Descansamos dentro de la tienda de lona.Uno de ellos nos
despertó a eso del amanacer, dejó el desayuno cerca, encima de la caja de flechas.

El guía que era nativo y sus hombres, nos llevaron
cuesta arriba, cerca del primer valle donde lo tuvimos a tiro dos veces.
Esa mañana fue mio.
Excitación y alboroto de las tribus cercanas que querían algo del trofeo.
Cogería el primer vapor, el marfil de su dentadura cotizaba muy alto.



Txemacan

2 comentarios:

pimypom dijo...

Vaya flechazo de dibujo.

Txema,que bonito.

txemacantropus dijo...

Gracias terremoto.