11/5/10

Sam Keen


El poder para definir la felicidad es la forma más insidiosa de poder que existe...

El director de empresa, a semejanza del noble de otras épocas, es el comerciante por antonomasia:
como la felicidad no puede ser definida, trata de aproximarse a ella mediante
la exhibición de emblemas tales como restaurantes caros, casas lujosas,
vestimentas suntuosas, viajes a lugares tentadores, estabilidad laboral, amigos interesantes, pertenencia a círculos de gentes
poderosas, ventajas para los hijos y posición social para toda la familia...

El engaño respecto del trabajo y la felicidad hace que la gente
no sólo soporte la opresión, sino que hasta la busque, creyéndose
más feliz por tener un trabajo que los oprime. En el corazón del engaño está la definición de felicidad del director:
sudor y manos sucias significan opresión; traje y corbata significan felicidad, libertad y buena vida...


Sam Keen


"Ser hombre"

2 comentarios:

Fernando dijo...

¿Quién es este Sam Keen?
Parece un tipo con coraje y una excelente percepción.
Thanks, Txema

txemacantropus dijo...

un amigo nos pidió que por favor lo leyéramos,..el libro está agotado...así que vamos con fotocopias y cuando podemos nos juntamos y hablamos sobre el,..es américano..y todo lo que leo me deja sorprendido.