14/6/10



En primer lugar, el jefe del poblado comía una seta. A continuación, el hombre que ocupaba el rango inmediatamente inferior bebía la orina del jefe. El siguiente hombre hacía lo mismo con la orina del jefe. el siguiente hombre hacía lo mismo con la orina de su superior y así sucesivamente, hasta que todos habían ingerido las propiedades de la seta. Cuando el ritual terminaba, el ejército estaba listo para combatir- explicó el maestro.

Hiromi Kawakami
El cielo es azul, la tierra blanca

2 comentarios:

stygryt dijo...

Siempre me quedo fascinado por tus libretas, son el alma de los recuerdos.

txemacantropus dijo...

Gracias Cris , ....los recuerdos son...lineas