6/7/16

Diario de a bordo 6 de julio.




Regresando de Potsdam hacia Berlín.
El conductor del tren me riñó en alemán,
por sentarme en el andén con las piernas colgando
hacia las vías.
Lo mejor esa madre y esa hija que se pusieron enfrente.